La aparición de las familias separadas dentro del clan perturbó de manera inevitable la unidad establecida. La familia aislada conduce, inevitablemente, a la propiedad privada y a la acumulación de riqueza personal.

Piotr Kropotkin “El apoyo mutuo”. Editorial ZERO, S.A., Bilbao, 2ª edición 1978, pág.134


Como no tenemos dioses debemos inventar poderosas abstracciones, de estas ninguna tiene la capacidad destructora de la familia. El poder de la familia reside en su función social mediadora. En toda sociedad explotadora, la familia refuerza el poder real de la clase dominante, proporcionando un esquema paradigmático fácilmente controlable para todas las instituciones sociales. Así es como encontramos repetida la forma de la familia en las estructuras sociales de la fábrica, el sindicato, la escuela (primaria y secundaria), la universidad, las grandes empresas, la iglesia, los partidos políticos y el aparato del Estado, las fuerzas armadas, los hospitales generales y psiquiátricos, etc. Hay siempre “madres” y “padres” buenos o malos, amados u odiados, “hermanos” y “hermanas” mayores, “abuelos” fallecidos o que dominan en la sombra.

David Cooper, “La muerte de la familia”. Editorial Ariel, Barcelona, 1976, pág.6



La familia nuclear burguesa sólo es una expresión contemporánea de la familia. La familia original es la familia apropiadora -muy anterior a la familia burguesa- en la que las mujeres se convierten en propiedad de los hombres, los hijos en propiedad de las mujeres y de los hombres, y todos en propiedad de los amos de esclavos, de los barones feudales y clérigos, y luego de los complejos capitalistas militares-industriales. Estos últimos remanentes apropiadores de la propiedad también son propiedades poseídas pero no saben, más que el resto de nosotros, quién las posee. Son propiedades de las hojas muertas de un ilusorio libro de historia que ha perdido la belleza de las hojas muertas del árbol, son propiedad de abstracciones que nosotros hemos inventado tanto como ellos en nuestra complicidad con ellos. El niño congénitamente anómalo debe ser salvado. La abstracción congénitamente anómala debe morir porque nunca vive, excepto a través de las infinitas muertes de la gente que ciegamente vive por ella. La gente tendrá que poner muchas bombas estratégicas. La única bomba que nunca ha sido adecuadamente colocada se encuentra bajo el mediador primario de violencia contra el cual debemos ejercer nuestra contraviolencia: la familia propiedad y todas las falsas imágenes que serían formas de adorarla.

David Cooper, “La gramática de la vida”. Editorial Ariel, Barcelona, 1978, pág.28


Ese hecho no representará la desaparición de la familia basada en el amor puro y las afinidades libres, que es la única que es responsable. Representará la disgregación definitiva de la familia que en tiempos de luchas violentas para la posesión de las riquezas, fue establecida por la fuerza de la violencia y el interés.
Cada uno de los hombres y de las mujeres debe tener el derecho de gozar de su cuerpo como mejor le plazca, sin tener que rendirle cuentas a nadie. Es por eso que los anarquistas rechazan tanto el casamiento legal como el religioso, y al margen de ambos preconizan la unión libre.
-Sébastien Faure-

Sébastien Faure. “Enciclopedia anarquista- Tomo I”. Ediciones Tierra y Libertad, México, 1972, pág.48



El Estado se apodera del ser humano desde la cuna, lo matricula en sus registros, y lo encarcela en el seno de la familia.
-Sébastien Faure-

Ibid. pág. 272


Siendo pues la Familia el nido empollador del huevo primordial, que es la Persona o Individuo, y siendo ella, por lo mismo, el fundamento del Estado o cualquier forma de dominio, que sólo con esos huevos, bien contados, puede luego preparar sus Masas o Tortillas de Individuos (en ejércitos, en suburbios dormitorios de trabajadores, en redes de televidentes, en filas de votantes ante las urnas democráticas), es de buena razón, por tanto, que se diga y se recuerde que la ley de prohibición del incesto es la primera de las leyes, el momento de arranque de la Historia y el fundamento de la Civilización, que algunos, hace años, dudaban si se debía o no llamar también Cultura.

Agustín García Calvo, “Contra la pareja”. Editorial Lucina, Zamora, 2ª edición 1995, pág.18



No puede uno defender la institución de la Familia y la integridad de su familia propia si no es en cuanto ha incorporado en sí mismo la ley de  prohibición del incesto hasta el punto de estar dispuesto a declararla una ley natural, de manera que ni madre ni hijas, y preferiblemente ni hermanas ni nietas (en la medida, más escasa y pasajera, en que esas relaciones se hayan mantenido algún tiempo dentro de trato íntimo y familiar) provoquen en uno inoportunos y molestos enamoramientos y pruritos vanos de saltar la ley, dejando de lado el hecho de que, en los más de los casos, la Familia misma se encarga de producir individuos lo bastante feos, esto es, malencarados y agriados desde pronto  en el trato mutuo bajo la inhumana presión de la ley misma, como para facilitar la falta de tales tentaciones de enamoramiento.

Ibid.  pág.26



Por uno y otro lado, pues, hay razón para reconocer la identidad entre la institución pública principal, que llamamos Estado por referencia a su forma más perfecta, y la institución privada por excelencia, la Familia, y para decir por consiguiente “Familia es Estado”.

Agustín García Calvo, “Familia: la idea y los sentimientos”. Editorial Lucina, Zamora, 2ª edición 1992, pág.17



Pero además, no hay que olvidar que la producción fundamental es la de los medios de producción, y siendo éstos los individuos prestos a vender su vida como fuerza de trabajo, es evidente que es la Familia la célula productora de tales entes, mercancía de las mercancías. Así como en los tiempos de la Religión se proclamaba, con la metáfora pertinente, que el Matrimonio estaba destinado ha hacer hijos para el Cielo, así en el actual desarrollo de lo mismo sigue el Matrimonio teniendo por función esencial hacer hijos para el Estado y el Capital, esto es, para el mundo de las Ideas.
Y el carácter del Matrimonio como negocio (“poner una casa”, “sostener una familia”, “una familia próspera”) se declara en eso de la manera más descarada, no sin que tal carácter de empresa o de negocio asome en otros datos, empezando por el vínculo contractual de los cónyuges o socios fundadores de la empresa.
Sin embargo, es en la otra cara de la moneda, en la esfera del consumo, donde el modelo contemporáneo de familia demuestra ser la culminación y declaración más franca de la Familia como unidad económica fundamental. No hay más que notar, para verlo, cómo el Capital, a través de su propaganda, centra en el núcleo familiar su vocación y sus intereses.

Ibid. pág.32


El Estado tiene, en efecto, un gran interés por que las relaciones sexuales tengan como corolario el establecimiento de la familia, porque ésta es la imagen reducida de la sociedad autoritaria. Autorizados por leyes al respecto, los padres imponen a los seres que han echado al mundo -sin consultarles- un contrato cuyos términos les está prohibido discutir y que contiene en germen todo el contrato social: es en familia que el niño aprende a obedecer sin discutir, sin criticar, que se pone en la necesidad de contentarse con respuestas evasivas o sin respuesta alguna cuando pide una explicación cualquiera; es en familia que se inculca al niño el interés de ser un colegial aplicado, buen soldado, trabajador, buen ciudadano. Cuando ese niño deja la familia para fundar una nueva, posee ya todas las cualidades que se requieren para ser dominado o dominar, ser explotado o explotar. Es decir, ser un buen sostén del Estado.

Emile Armand, “Individualismo anarquista y camaradería amorosa”. Edita el Ateneu Enciclopèdic Popular y otros, Barcelona, 2000, pág.62


Los políticos de todas las tendencias están de acuerdo en aceptar a la familia como el núcleo de la vida social. Por lo tanto, así como sea la familia, será el Estado. Rusia, tras un periodo de aprensión hacia la familia, interpretado en el extranjero como un intento de desintegrarla, en la actualidad lleva a cabo una campaña propagandística para fortalecer dicho núcleo. Ningún estadista que se precie dará cabida a la idea de la abolición de la  familia, pues ésta es la columna vertebral del país, el mejor sostén de la nación, por no decir el único. Dado que en la actualidad nuestra civilización es patriarcal, todo el poder se basa en la familia, y, como es lógico, en el cabeza de ella. El hombre es el rey en su casa, en la Cámara de los Comunes y en la dirección del país.

Alexander Sutherland Neill, “Padres problema y los problemas de los padres”. Editores Mexicanos Unidos, México, 3ª edición 1978, pág.225



La familia es el principal soporte de la religión. En compensación, tiene su acomodo en la iglesia, pues en ella se reúne para el bautizo, el casamiento y para enterrar a los muertos. Asimismo, las personas decentes acuden a la iglesia o a la capilla a exhibir sus vestidos domingueros.

Ibid. pág.231



La civilización está enferma y acongojada, y mi convicción es que la raíz del mal se halla en la familia. Los niños son acogotados desde la cuna con toda la virulencia propia del odio derivado de los prejuicios. Se les acondiciona a rechazar todo lo que significa vida, mediante un sinfín de prohibiciones, “no hagas ruido, no te masturbes, no mientas, no  robes”.Como si no bastara con ello, se les enseña a aceptar lo que es negativo de la vida, “respeta al maestro, las tradiciones, la religión, obedece a los padres”.

Ibid. pág.235



Por eso cada gobierno enfatiza la importancia del hogar. El hogar es un gobierno en miniatura. Tiene su regente, su disciplina, su obediencia, sus leyes respecto a la libertad de los miembros del hogar (los jóvenes). El hogar tiende hacia el honor y la estimación, la consistencia y la pureza sexual, y aún los hogares más felices tienen algo de atmósfera de prisión. Como la escuela, tiende a producir ciudadanos sumisos.
El hogar es peligroso porque acumula sentimientos que deberían fluir, salir más allá de las bardas que circundan el jardín. Es peligroso porque la estatura y el poder de los padres cohíben a los niños amantes de la libertad. Es peligroso también debido a sus tabús sexuales y a su moralidad. El sexo tiene que buscarse un desahogo, y en el hogar se apega inconscientemente a los propios familiares, cosa que produce males como el “Complejo de Edipo”, un exceso de sensaciones cariñosas o de odio hacia los padres, y hacia los hermanos y hermanas.

Alexander Sutherland Neill, “Maestros problema”. Editores Mexicanos Unidos, S.A., México, 1975, pág.26


¿Cómo? ¿Acaso estoy en el mundo para realizar ideas? ¿Por ejemplo para realizar la idea de Estado mediante mi condición de burgués, o para ayudar mediante el matrimonio, como esposo y padre, a la existencia de la idea de la familia? ¡Qué me importa a mí esa vocación! Vivo tan poco según una vocación como la flor crece y huele según una vocación.

Max Stirner, "El único y su propiedad". Valdemar (Enokia S.L.), Madrid, 2004, pág.443


Una de las rémoras más poderosas del progreso ha sido y es todavía la familia. Su manera de ser, su constitución, corresponde perfectamente al modo de ser de la sociedad. El régimen autoritario, despótico, depresivo, antinatural de la sociedad, refléjase en la familia y en el individuo con tan perfecto modo, que lo mismo podría analizarse y definirse aquélla estudiándola en conjunto, como en detalle, por el individuo y la familia. Que el sistema social presente no satisface las necesidades o exigencias de la época, pruébanlo las continuadas quejas de la multitud y manifestaciones de su desagrado, traducidas a menudo por revueltas, motines y revoluciones, y, sobre todo, por ese profundo malestar que se nota en todas partes. De la misma manera, la familia, hechura del régimen de la propiedad individual, de la tiranía gubernamental, de la opresión arriba y envilecimiento abajo, tampoco puede satisfacer ya, las necesidades morales y materiales de sus individuos, que aspiran todos a la reintegración de su ser, a su más amplia libertad.
-El Productor, Barcelona, VI, núm.312, 1892-

Francisco Madrid y Claudio Venza, “Antología documental del anarquismo español, Vol.1”. Fundación de Estudios Libertarios Anselmo Lorenzo, Madrid, 2001, pág.414


la unión monógama y la familia “indestructible” son la base y el sostén de la Religión, del Estado y de la Propiedad Privada.
-María Lacerda de Moura-

Osvaldo Baigorria (compilador), “El amor libre, eros y anarquía”. Libros de Anarres, Buenos Aires, 2006, pág.55


repitamos ese grito de anatema y de exterminio de la religión y la familia, del capital y del gobierno, ese grito de odio y de amor, de odio al privilegio, de amor a la igualdad, ese grito vengador, en fin, ese grito de nuestra fe: La revolución es la revolución y la libertad.

Joseph Déjacque. El Humanisferio. Editorial La Protesta, Buenos Aires, 1927 (1ª edición New York, 1858-59), pág.7 (Digitalización: KCL -Kolectivo Conciencia Libertaria-).



La Familia, es el mal, es el robo, es el asesinato.

Ibid. pág.15 



La familia, construida en pirámide, con el jefe a la cabeza, hijos, mujer y servidores en la base, se cimentó y bendijo, y se dedicó a la perpetuación del mal. 

Ibid. pág.17



Como la religión, así la familia, la propiedad y el gobierno han tenido su causa, y reside igualmente en la ignorancia del hombre. 

Ibid. pág.19



Allí, en esa sociedad anárquica, la familia y la propiedad legales son instituciones muertas, jeroglíficos de los que se ha perdido el sentido, una e indivisible es la familia, una e indivisible es la propiedad. 

Ibid. pág.39



No hay comentarios:

Publicar un comentario

CRITERIOS DE MODERACIÓN

En este espacio los lectores pueden dar su opinión sobre los contenidos de la página o cuanta temática le resulte relacionada con los mismos.

La opinión de la web se expresa sólo en sus artículos. Los usuarios de este espacio exponen, por tanto, posturas personales. Los comentarios son plena responsabilidad de sus autores y la página es ajena a los mismos.

Nos reservamos el derecho a modificar los comentarios que incluyan nombres reales y a eliminar los comentarios que se condideren spam o ignoren estos criterios.

Se pueden discutir los criterios y alegar lo que se desee a través del correo companotrabajes@gmail.com.

Si alguna persona se sientiese fundadamente aludida en los comentarios y por ello ofendida, le rogamos se ponga en contacto para remediarlo.