RETRATO DE UN FASCISTA: ISMAEL MORENO CHAMARRO

Pese a lo quizás inadecuado de la función para un público infantil, tratándose de un bonito cuento para adultos, donde se ensalza la acción directa contra la opresión -en defensa propia-, la demencial respuesta del juez Ismael Moreno Chamarro es un abuso de autoridad, y un ataque a la libertad de expresión y a la cultura popular, aquella que no pasa por la industria cultural ni la especulación mercantil, ni se somete a la ideología dominante, poniendo una vez más la maquinaria represiva del Estado al servicio de la estulticia política, representada por la doctrina de "Todo es ETA" alentada por el PP y el PSOE.