PENSAR EL ANARQUISMO

Ya venimos viendo a Carlos Taibo como conferenciante asiduo en medios y espacios libertarios en los últimos dos años. Concretamente, defendiendo ideas como que es necesario “el repensar el anarquismo” en los tiempos actuales, frente a la deriva institucional que han dado “movimientos de indignación” en lo que hoy es España (mañana será España y Cataluña).

 Es decir, y por decirlo con mayor claridad, algo así como que ante la situación real del éxito de Podemos y el municipalismo “en común” (sólo en esa circunstancia), la propuesta anarquista, o lo que Taibo entiende como tal, es la única que puede contrarrestar y hacer oposición política.

Estaría bien, en pos del pensamiento anarquista, el ejemplificar algunas de las afirmaciones del profesor Taibo respecto a la materia que dice dominar: anarquismo. Conocido por su defensa e introducción del decrecimiento en la actual España, experto en historia de la URSS, presente en movimientos populares como el 15m o los movimientos antiglobalización, es cuanto menos sorprendente asociar su trayectoria e imagen pública al movimiento libertario.

“Diferenciar entre anarquista y libertario”

Un término, libertario, que ha servido en el pasado para huir de la represión y persecución estatal a todo aquel identificado como “anarquista” y que refleja la riqueza de toda lengua (llamar a las cosas con diferentes nombres o sinónimos), es usado para crear una seudoideología que toma del anarquismo algunos principios y tácticas.

En palabras del profesor de ciencia política, los libertarios sólo se ven reflejados en la práctica de la autogestión, la asamblea, la acción y democracia directas pero no conocen a Bakunin, Kropotkin o Malatesta. O lo que es lo mismo, ello implica adoptar ciertas ideas de dichos pensadores pero sin citarlos, sin citar a la fuente. Taibo no está en lo cierto ya que no se trata tanto de reconocer la autoria de ciertos nombres y personalidades si no de ver la construcción histórica, de generación en generación, del mutualismo al anarcocomunismo pasando por el colectivismo, la ecología social de Boockhin, etc.

Si nos reconocemos como anarquistas es como resultado de otros que se declaraban como tal, nos vemos reflejados en sus ideas y prácticas, y, actualmente están mas vivas que nunca; ya que las condiciones económicas, políticas y sociales siguen estando basadas en relaciones verticales, en jerarquías arbitrarias, autoridades injustificadas, en definitiva, Estado, familia, cárcel, propiedad privada, educación castradora, existencia de religiones.

“Hoy en el sindicato repensaremos todxs el anarquismo, desde cero”

“Anarquismo: difícil de explicar”

No es cierto. No se presupone cierto nivel académico para estudiar y entender esta ideología contemporánea. Si nos remontamos a los primeros anarquistas, mismamente en España, observamos su capacidad de autoeducación ya que muchos eran autodidactas. Por tanto, hoy en día, más si cabe, con las nuevas tecnologías de la información y la gente mejor instruida de la historia, no se sostienen afirmaciones como la del título de este párrafo.

Paralelamente, tenemos editoriales, autores como Taibo, por supuesto, que no se limitan a aportar algo nuevo o desarrollar las ideas anarquistas ya existentes, si no a tomar del cuerpo teórico del anarquismo sólo aquello que les convence para casarlo con aquellos prejuicios provenientes de la ideología marxista, que es la que siempre han practicado (a modo de ejercicio, buscad en Taibo, en medio de la explicación ¿qué es el anarquismo?, alguna referencia a la crítica clásica del anarquismo al concepto de “familia” , al Estado como mejor representación de lo contrario a la libertad o la defensa ideológica del “individuo”).

No parece buena idea el coger el mal hábito de contar con personalidades, de figuras “intelectuales”, para la formación ideológica y sólo con ello suplir el esfuerzo cognitivo individual que supone leer y conocer el pensamiento de autores, que sí que muestran una coherencia ideológica, una trayectoria política de años de correspondencia entre pensamiento y acción.

“La inexistencia del anarquismo en la Academia”

Las facultades de ciencias políticas y otras de “ciencias” sociales relacionadas españolas (educación, filosofía, economía...) todavía conservan un sorprendente desconocimiento de las aportaciones a la humanidad de autores anarquistas en diferentes campos en los que eran expertos y reconocidos en su época. Algunos ejemplos los tenemos en Kropotkin en la biología, Clastres en antropología, Eliseo Reclús en geografía, Read en historia del arte o Proudhon en economía.

Si existe vacío respecto al anarquismo en el ámbito universitario, tanto en los planes de estudio o profesorado , ese hueco lo ocupan los ideológicamente mas cercanos:marxismo. Lo que implica que para ser reconocido a base de investigación y enseñanza en la universidad al menos se sabe lo que no se debe hacer: hablar de anarquismo. Como mucho el marxismo mas heterodoxo.

Mismamente, a modo de anécdota, pero muy representativa, es la afirmación de Carlos Taibo respecto a su facultad de ciencias políticas donde dice que el anarquismo no aparece en asignaturas como “Ideologías contemporáneas”. Pues si no es contemporánea una ideología influenciada altamente por el hecho que da comienzo a la Edad contemporánea, Revolución francesa, entonces, todo puede ser, hasta que el anarcocapitalismo es una rama del anarquismo.

“Anarquía”, palabra chic que denota “rebeldía” y “snobismo”

“Ante la corrosión terminal del sistema económico capitalista, autodestructivo y suicida”

Ante el supuesto inminente colapso del funcionamiento normal de la economía capitalista debido al agotamiento de los recursos naturales, cambio climático, dependencia de los combustibles fósiles y surgimiento de gigantes económicos como China o India, el profesor sólo ve salida en el anarquismo. El escenario de catástrofe (1) que presenta cierto ecologismo de lo mas variado ideológicamente centra su tesis en el micropoder de los habitantes del primer mundo en contener su consumo de mercancias, en el miedo al desastre y el caos ecológico, o la salvación de la humanidad ante unos capitalistas y gobernantes mundiales autodestructivos y demás lindezas por el estilo.

En respuesta a esas voces ecologistas, entre las que incluimos a Taibo, señalar lo que el anarquismo plantea en la sociedad de consumo de hoy en día: En primer lugar, se presenta cuanto menos jocoso el difundir el discurso “de apretarse el cinturón” a la gente, cuando es precisamente lo que dictan los “técnicos” en economía cuando los ciclos económicos les son menos favorables a los capitalistas y trasladan su incompetencia a los trabajadores. O sea, un discurso que sería propio para las clases altas, el de decrecer lógicamente porque se nada en la abundancia, se intenta vender precisamente a los que necesitan crecer materialmente: parados, jóvenes, inmigrantes, colectivos vulnerables, y, por supuesto, trabajadores también. Crecer materialmente porque es la superación de una situación de pura supervivencia y de disponer de mejores medios tecnológicos la que posibilita el desarrollo en los ámbitos mas propios de lo humano: cultura, formación, relaciones humanas, creación intelectual, arte, racionalismo, etc.

En segundo lugar, y siguiendo con la economía, el problema fundamental reside aún en el sistema de propiedad que provoca una mala utilización de recursos básicos e imprescindibles en una parte del mundo y una infrautilización de medios en el tercer mundo. Se trata de reparto y de racionalismo económico pero para ello tendríamos que “poder votar” en economía, algo que no se nos es permitido por no ser propietarios, por la carencia de títulos de propiedad tenemos que lidiar con esta situación de desigualdad crónica.

En tercer lugar, una situación de colapso es lo último que le interesa al gran capital y los estados por el peligro de revuelta que provocaría (saqueos, robos, disturbios...). Por ello, para que el miedo siga estando en nuestro bando y no en el de ellos, se difunde la histeria colectiva ante el colapso, apocalipsis o “sálvese quien pueda”. Un mantra clásico, por cierto, del marxismo para arengar a las masas uniformes a su revolución proletaria (2)

Como apunte final decir que celebramos que profesores universitarios como Carlos Taibo se adhieran en público al anarquismo (3), ello nos hace llegar a la gente de algún modo, y, como también apunte positivo, al menos Taibo es de izquierdas, con una base ideológica progresista, que otros “gurús”, que por suerte están olvidados, como FRM adolecen.


Korolev




FUENTES:

(1)https://drive.google.com/file/d/0B14Synwe1mHzaWkyc0VMZGt1S00/edit

(2) https://www.marxists.org/espanol/lenin/obras/1910s/29-v-1917.html

(3) http://cadenaser.com/programa/2013/11/29/audios/1385694819_660215.html

10 comentarios:

  1. El anarquismo no nació entre pescadores analfabetos, como el cristianismo, sino entre eruditos sensibles a la cuestión social, baste citar a Godwin, Bakunin o Kropotkin, es penoso ver cómo el Estado ha ido arrinconandonos, hasta llegar a la secta de Zaragoza, me refiero a la Escuela de Falangistas de Miguel Servet.

    La última gamberrada antianarquista de xxxxxxxxx y su Corte de los Milagros, a la que a mi me gusta referirme como el estercolero de la CGT, es un cartel invitando a denunciar al Ayuntamiento, explicando el procedimiento legal para cobrar indemnizaciones en caso de accidente en las vías públicas, y esto lo hacen ahora que el alcalde es de izquierdas, para ellos los accidentes laborales son un asunto menor tratándose de un alcalde de izquierdas, y lo peor son las razones de hacerlo ahora y no antes, por un lado dejar claro que son de derechas y por el otro, y aún más importante: Las negociaciones entre los empresarios del Rastro de Zaragoza, con xxxxxxxxx a la cabeza, y el Ayuntamiento, con sucesivos alcaldes del PP y del PSOE, ya terminaron.

    Y otra más, el día de Aragón en la Fería del Libro, el pasado 23 de abril, en su puesto de venta de libros, a exposición y venta, un libro del idiota Félix Rodrigo Mora.

    Así es la Escuela de Falangistas de Miguel Servet, me ahorro más adjetivos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Venden libros de Rodrigo Mora, el enfermo ese, machista, homófobo y racista, sabiendo perfectamente lo que están ofreciendo, y luego se las dan de anarquistas. Y esta no es una práctica nueva, aparte de no tener sentido del ridículo, el jefe es plenamente consciente que con este tipo de comportamiento es como mantienen alejado de la Escuela de Falangistas de Miguel Servet a cualquiera que tenga un dedo de frente y un mínimo de formación ideológica.

      Eliminar
    2. Otra más, durante la Cincomarzada en el puesto de la Escuela de Falangistas de Miguel Servet, al lado del resto de organizaciones sociales de la ciudad, como de costumbre con despliegue de folclore, en medio de la propaganda política, a la venta fundas para móvil con escudos de clubes de fútbol.

      ¡Son basura inmoral!

      Eliminar
    3. El negocio, es el negocio.
      A estos lo de Proudhon de "el comercio es un robo", les viene grande.

      Eliminar
  2. Ya sabes el lema favorito de xxxxxxxxx, el jefe provicial y director de la Escuela de Falangistas de Miguel Servet, “cuando oigo la palabra anarquismo, saco la pistola del cinto”, variante de la de Göring, otro de los alter ego del Mussolini zaragozano, máxima de la secta de ese degenerado intelectual y su Corte de los Milagros.

    ResponderEliminar
  3. La realidad es que la CNT de Zaragoza hace mucho tiempo dejó de ser un sindicato anarcosindicalista, para convertirse en una secta delirante(1), al servicio de los intereses particulares de xxxxxxxxx y sus cómplices.


    (1) En la acepción: Decir o hacer cosas insensatas o carentes de sentido común.

    ResponderEliminar
  4. https://www.youtube.com/watch?v=ELNVOKDGx20

    Teniendo en cuenta todo lo que ha pasado desde la Transición hasta hoy, incluído el asunto del Rastro y la no intervención de Inspección de Trabajo y Seguridad Social desde hace décadas, no me extrañaría que algún día nos llevemos una sorpresa con xxxxxxxxx, el mejor confidente infiltrado que podría tener el Ministerio del Interior en Zaragoza para tener controlada la organización, bajo mínimos, convertida en secta.

    ResponderEliminar
  5. Esto no es tan disparatado, en la Transición el Estado infiltró cientos de confidentes en las organizaciones radicales de izquierdas, los había del CESID (Centro Superior de Información de la Defensa), hoy CNI (Centro Nacional de Inteligencia), de la policía y de la guardía civil, dándose la paradoja de que rivalizaban entre ellos llegando al enfrentamiento, por ejemplo confidentes que luego se supo de la guardia civil, denunciando en Asambleas de Sindicato a confidentes de la policia.

    Carlos Taibo es un muy buen ejemplo del nivel académico del profesorado en las universidades españolas, núnca se me va a olvidar la lección que nos dió de sociología política en el medio rural, en una conferencia hace unos años en Zaragoza organizada conjuntamente por la CNT y la CGT, de aquella entre muchos otros disparates, afirmaba que el verdadero potencial del 15-M no estaba en las ciudades sino en los pueblos, y que pronto eso sería evidente para todos.

    Carlos Taibo es un advenedizo siempre en busca de auditorio, aplauso y reconocimiento público, con un conocimiento limitadísimo del anarquismo, que manosea impúdicamente a nivel de guardería mezclándolo con sus delirios antidesarrollistas, un chaquetero que primero de marxista heterodoxo pasó a lumbreras e historiador oficial de Izquierda Unida, luego ideólogo del 15-M, la revolución de Snoopy que dió lugar a Podemos, donde fué ninguneado, y yo creo que un poco para vengarse de aquellos que le ningunearon, sus compañeros de la Universidad Autónoma de Madrid, asombrosamente ahora se las da de anarquista de toda la vida.

    ResponderEliminar
  6. Carlos Taibo es el resultado de décadas de anarcoanalfabetismo en España, igual que Heriberto García Diaz (Félix Rodrigo Mora), con quien ha compartido auditorios en muchas ocasiones, un oportunista vanidoso sin sentido del ridículo, que ayer fué marxista heterodoxo, hoy anarquista ideológicamente en Babia y mañana a saber. Un producto más de la universidad española, la fábrica de asnxs, que por el hecho de ser profesor se cree con autoridad para hablar de cualquier cosa, aunque no sepa ni lo que dice, no me extraña que sus compañerxs de facultad y del 15-M, hoy Podemos, pasaran de él como de la mierda.

    Afortunadamente su vanidad, que roza lo patológico, igual que Heriberto García Díaz, le ha conducido a llenar youTube de intervenciones disparatadas que retratan muy bien su impostura(1), soberbia y pobreza intelectual.



    (1) Pretender hacer pasar por anarquismo lo que en realidad es primitivismo (pensamiento reaccionario de derechas) mezclado con reflexiones básicas de la Escuela de Frankfurt, y la basura posmoderna.

    ResponderEliminar
  7. Para nota por lo patético el último cartel de la Escuela de Falangistas de Miguel Servet, de estética claramente nazi:

    http://aragon.cnt.es/wp-content/uploads/Colabor_CNT_SALUD.jpg

    ResponderEliminar

CRITERIOS DE MODERACIÓN

En este espacio los lectores pueden dar su opinión sobre los contenidos de la página o cuanta temática le resulte relacionada con los mismos.

La opinión de la web se expresa sólo en sus artículos. Los usuarios de este espacio exponen, por tanto, posturas personales. Los comentarios son plena responsabilidad de sus autores y la página es ajena a los mismos.

Nos reservamos el derecho a modificar los comentarios que incluyan nombres reales y a eliminar los comentarios que se condideren spam o ignoren estos criterios.

Se pueden discutir los criterios y alegar lo que se desee a través del correo companotrabajes@gmail.com.

Si alguna persona se sientiese fundadamente aludida en los comentarios y por ello ofendida, le rogamos se ponga en contacto para remediarlo.